El Estado no tiene porqué ser aburrido ¡conoce a gov.co!

¿Sabes que es GOV.CO?

¿Sabes que es GOV.CO? Conócelo aquí

Con solidaridad, perdón y ayuda estatal se puede comenzar de nuevo

Se encuentra usted aquí

Foto: 
Alejandra Parra
Bogotá D.C.
27 Feb 2018

Verdad, perdón, pero no olvido para las víctimas, fueron las conclusiones más importantes que dejó el conversatorio sobre el documental Ciro y Yo.

Los cerca de 250 asistentes que llenaron la sala 5 del teatro Embajador en Bogotá, exaltaron la templanza y heroísmo de Ciro Galindo y su hijo por haber sobrevivido a las tragedias de la guerra.

Con una nutrida participación se realizó el cine foro sobre el documental Ciro y Yo, organizado por el Ministerio del Interior en asocio con la Alcaldía de Bogotá y la Revista Arcadia.

Una vez concluida la proyección, que cuenta la historia de Ciro Galindo,  un humilde guardabosque del parque Caño Cristales en La Macarena, Meta, cuya familia se convierte en víctima de los diferentes actores armados que  aparecen en la región durante los últimos 25 años  de la historia de Colombia, el director del filme, Miguel Salazar y sus protagonistas, Ciro Galindo y su hijo Esneider, sostuvieron una conversación con el público, moderada por el director de la Revista Arcadia, Camilo Jiménez.

Para Miguel Salazar, la historia lleva entre líneas un mensaje de no violencia que se refleja en la actitud valiente y aplomada de Ciro, que a pesar de haber sufrido en carne propia el reclutamiento forzado de dos de sus hijos, el asesinato de uno de ellos, el desarraigo y desplazamiento forzado en varias ocasiones  y finalmente la muerte de su esposa por el dolor que le causó todo este drama, nunca buscó venganza contra quienes ejercieron semejantes vejámenes y siempre ha conservado la esperanza en un mejor futuro.

“Pensé que la gente se iba a salir a la mitad porque la película es muy dura, pero he visto cómo la gente se engancha con Ciro, con su valentía, persistencia, con su mensaje de no violencia. Que él llegue a los diferentes escenarios y lo aplaudan es un gran logro. Ciro es mi héroe personal”, asegura Miguel.

Para Ciro el perdón ha sido un ejercicio constante en su vida, pero se niega a olvidar a sus seres amados y reclama una verdad, justicia y reparación que le ha llegado de a poco,  “desde el principio he perdonado porque uno sabe que la gente se equivoca y las equivocaciones son tan duras que hay que ver los resultados”, agregó.

Por su parte Esneider, su hijo y coprotagonista, aseguró que haber tenido la suerte de poder contar su historia en esta película ha sido un gran desahogo y la certeza de que esos seres queridos que perdieron serán recordados para siempre.  También que este renacimiento los ha llevado a interesarse por llevar un mensaje de esperanza y de que sí hay un futuro a las cientos de miles de víctimas que como ellos, no han encontrado la manera de rehacer sus vidas.

A su turno Harold Galvis, funcionario de la alcaldía de Filandia, Quindío, encargado de atender a las víctimas durante más de 11 años, aseguró que esta historia resume la realidad de millones de víctimas de todos los rincones del país que llegan a diario en busca de ayuda del Estado para comenzar de nuevo, pero esto solo podrá lograrse si todos se concientizan de que el perdón es el primer paso y que las ayudas estatales son el medio para recomenzar pero nunca el fin. La solidaridad y la esperanza en un futuro mejor han sido la clave para que algunas víctimas hayan logrado echar adelante proyectos productivos que están cambiando sus vidas. 

Al finalizar el director Miguel Salazar hizo un llamado a la solidaridad, a ver al otro como hermano y no como enemigo político, “veamos el humano que está en frente y no al oponente. No hay una única versión de los hechos  y esto finalmente será lo que nos ayude a conocer la verdad, escuchar la historia  de cada uno de los que sufrieron el conflicto desde sus diferentes puntos de vista. La verdad libera y creo que eso es lo que necesitamos para que haya perdón”.

Autor: 
Sala de Prensa
Grupo de Articulación Interna para la Política de Víctimas del Conflicto Armado

Añadir nuevo comentario